Enunciando una verdad incómoda 

Asegurando que el Gobierno de Canarias no tiene una posición unánime en temas importantes para Canarias, Rosa Dávila, la diputada del Grupo Nacionalista Canario, ha expuesto, en una intervención reciente –frente a la pasividad de todas las personalidades políticas, y de diferentes miembros del actual Gobierno de Canarias–, la vergonzosa problemática que afecta a Tenerife y a las Islas Occidentales del Archipiélago relacionada con el Puerto de Fonsalía. «No nos vale que Madrid esté en funciones, porque ya nos han demostrado que cuando se quiere se puede, ¿quién nos iba a decir que después de tantas  negativas fuera posible recibir las entradas a cuenta de la financiación autonómica?», ha afeado con visible indignación. De este modo, Rosa Dávila insta al Gobierno para que trabaje por sacar adelante el Puerto de Fonsalía.

Durante su intervención se sorprendía, con gran asombro, de que  que el Gobierno de Canarias no tuviera –a día de hoy– una posición unánime en temas estratégicamente tan importantes como el del Puerto de Fonsalía. La diputada del Grupo Nacionalista Canario ha criticado, también, que el Ejecutivo en sede parlamentaria divida su posición en los cuatro partidos que lo conforman; algo intolerable y que no se puede justificar «porque existen discrepancias» –en palabras del propio Consejero de obras públicas–.

Fonsalía, una defensa nacionalista

A juicio de Rosa Dávila, es intolerable que en el pacto del «Gobierno de las Flores» no haya acuerdo sobre el Puerto de Fonsalía: «Entonces, ¿qué es lo que van a hacer? ¿Cómo se puede gobernar Canarias desde la división, desde las siglas de cada uno de los partidos?», apremió a los miembros del Gobierno. «¿Es así como van a gobernar durante esta Legislatura? ¿Van a dejar al albur de las diferencias partidarias ésta y otras decisiones importantes?», prosiguió. No se entiende esta actitud, «cuando cuentan con una mayoría amplia tanto en el Parlamento de Canarias como, de momento, en el Congreso».

Con visible malestar, Dávila instó al consejero para que trabajase por sacar adelante el Puerto de Fonsalía, en Canarias y en Madrid; dado que, ya en dos ocasiones, gobiernos socialistas han dicho que NO a esta infraestructura tan demandada por Tenerife, El Hierro, La Palma y La Gomera.