Una Canarias coetánea y contemporánea

Parte II

Asumiremos dos factores fundamentales en el análisis del ámbito económico. El primero es que vivimos y nos desarrollamos económicamente en una Comunidad Autónoma que es reconocida por la Unión europea como región ultraperiférica (RUP), lo que debe conllevar una actualización de nuestro régimen autonómico y fiscal (REF), que es el principal instrumento para diferenciar nuestra economía, todo ello enmarcado en un nuevo Estatuto de Autonomía que reconozca nuestra singularidad como territorio en todos los ámbitos: político, económico, social y cultural.

Esta cuestión está en proceso de concretarse en la actual legislatura, en la que Canarias se juega tanto para su presente y futuro.

El segundo factor es que nuestra economía está entrelazada en una globalización imparable, que no hay que ver como una amenaza, sino como una oportunidad de desarrollo –nos remitimos al Proyecto Canarias 20, donde se exponía claramente esta cuestión–, algo que todos los actores políticos y económicos de nuestra tierra deberían saber:

«La clave para mejorar la calidad de vida en Canarias es mejorar y lograr una competitividad de nuestra economía, y a partir de ahí se creará empleo, se generará actividad económica en las islas, y nos colocará en unos niveles propios del entorno europeo. Muchos de nuestros problemas exigen una unidad de acción global (ante problemas globales, soluciones globales). Podemos hablar en este sentido de problemas que afectan al mundo como cambio climático, peligros del terrorismo yihadista, pobreza, hambruna y enfermedades, pero otros asuntos los podemos resolver nosotros en Canarias sin ayuda exterior. Y frente a la idea de la globalización de los países, las regiones, las ciudades, la reflexión con relación a los efectos de una sociedad cada vez más global es la siguiente: ¿Con el tiempo, el concepto de identidad nacional perderá importancia a causa del incremento de la inmigración, el trabajo fuera del lugar de origen y los matrimonios entre personas de distintas nacionalidades? Para Canarias la globalización, lejos de ser una amenaza de pérdida de identidad cultural, supone una oportunidad aprovechando el flujo de turistas, y no sólo para potenciar nuestra riqueza más preciada que es el turismo, sino para trasladar nuestra cultura al mundo. Nuestra identidad se vería reforzada trasladando al mundo a través de los medios de comunicación internacional nuestros valores (es obvio que la globalización supondrá una mayor competencia internacional para nuestras empresas, pues habrá más competencia de productos y servicios, pero también dispondrán de mayores oportunidades de negocio que deberán aprovechar). ¿Cómo afectará a Canarias los movimientos en el mundo? Las perspectivas económicas del mundo dependerán cada vez más de la suerte del este y del sur. El mundo en desarrollo ya proporciona más del 50% del crecimiento económico mundial y el 40% de la inversión global. Su contribución al crecimiento de la inversión global es de más de 70%. La contribución de China es ahora uno y medio el tamaño de la contribución de los EEUU. En el modelo de referencia del Banco Mundial de la futura multipolaridad económica, China, a pesar de una disminución probable de su crecimiento económico, contribuirá alrededor de un tercio del crecimiento mundial en 2025, mucho más que cualquier otra economía. Así mismo, las perspectivas para 2030 indican que todas las regiones crecerán, aunque menos que en los últimos 30 años y unas más que otras, y algún alcance se producirá, pero, en general, el crecimiento de las regiones menos desarrolladas no será tan alto como para cerrar la brecha entre naciones pobres y ricas. En general, el crecimiento alivia (y no siempre ni en todas partes) la pobreza pero incrementa la desigualdad. Si observamos la distribución del PIB mundial y una previsión para 2030, y en relación al comportamiento de Europa occidental y Estados Unidos, se producirá una estabilización de la población en Europa y sí un crecimiento en EEUU, asimismo el incremento del PIB de éste será mayor. Es verdad que en Europa mejora el PIB per cápita pero en EEUU el incremento es mayor. En China, no se producirán aumentos importantes de población (sí en la India por ejemplo), pero se triplica el PIB y un aumento del PIB per cápita. Habría que decir, que para el período 2006 a 2030 se prevé un incremento de la población mundial de un 26% aproximadamente, un incremento del PIB del 104% y un crecimiento del PIB per cápita de un 62% aproximadamente».

Ambos factores, pues, son y serán determinantes de la economía contemporánea de Canarias, e imposibles de soslayar en cualquier análisis riguroso de la misma.