PoemambrosiA IX1

Hibridación de dos esferas

Verdad Bello Bueno

Decían que decía Sócrates, pues no escribía, y por cuanto sabemos, decimos, que para hacer una revelación a Otro –y a Nos, añado, puesto que el acto es en sí ejemplo y moral en movimiento–, hemos de cuidar tres filtros: que sea cierto y útil, aunque no sea hermoso, es decir agradable; aunque el modo ya nos invite a hacerlo con afecto.

Lo verdadero así, sin lo bello y lo útil, es ‘confuso’;

lo bello sin lo útil y lo verdadero es ‘trampa’;

lo útil sin lo bello ni lo verdadero es ‘peligroso’.

Ambiciosos debemos ser en conseguir las tres esferas sin conformarnos con dos ni caer en el abismo del UNUM.

Dicen que así antes reflexionaba Pitágoras en sus búsquedas. Con sus vistas y sus sombras, de decires y silencios.

Dicen que antes de él, los egipcios, que de estos decires parecen haber nacido viejos con la trivalencia de su NEFER: la VERDAD BELLA que es ÚTIL al SER recordada, es decir: dicha como DICHA es, del decir nuestro cuando nombramos la FELICIDAD, que es bella en su ética-estética, útil en su carácter vivo, vivificador, vívido y multiplicador cuando, sin más testigo que su entusiasmo, es de verdad

Verdad Bello Bueno

Verdad Bello Bueno

Dejamos más adelante el Vacío –representado ya redondo por los indios al elicitar la huella de la piedra que deja en la arena o tierra, primeros ábacos y el terror –es decir, valor– con que los europeos lo nombraban, innegable, inefablemente, con sus callares… ya enunciado, empero, por los sumerios y lo sexagesimal, que no es sino efecto de curva áurea del germinal tertium recordando que, con la Gematría, volvemos a decir que cada arquetipo numeral es cardinal–ordinal, pues ya lleva en sí el impulso del anterior y del que viene el germen

Y al principio, siquiera, nada habría…

y Dios se hizo Verbo

dicen que se decía


1 N. del E.: El término Poemambrosia evoca, de manera eufónica, un concepto de hibridación de dos esferas: la palabra habla entre el poema y la prosa. Entre la luz y su sombra. Por dos. Voz es que nace. Del tres por dos… Luenga prudencia que el sueño respeta. Del acento. Oteando atrás, empero; lento asintiendo… Con aliento… Sin asiento…